Advertencia

Fuego. Explosión de fuego. Destrucción expresada en incendios. Términos de fuego interno. El cataclismo de la crematoria de cuerpos es fuego. La ciudad en llamas es fuego. La fogata extendida es fuego. El infierno está frío. Aquí está el fuego: Llamaradas de atención al cielo que se nubla; como indios con señales de humo; como dioses clamando más dioses.
Fuego. Nada más que fuego. Fuego externo: mírate dentro. Implosión de FUEGO.

sigues siendo imprescindible en las transformaciones que suceden en la galaxia entera.

Ardamos

jueves, 30 de diciembre de 2010

Palabras que a uno le surgen de la boca y transmite en un papel electrónico pero que no atribuye a nada ni a nadie en especial

La mayor dicha que encuentra el dichoso, es así mismo.
Cuándo uno realiza el camino del reencuentro, cuándo uno da una vuelta de 360º para verse otra vez, cuándo uno ya no es uno: el objeto de búsqueda y el sujeto que ansía buscar, se disuelven en un mismo objeto, o en un mismo sujeto; da igual que palabras utilicemos.

Probad a mirarse en el espejo y preguntaros porque os estáis mirando.

¿Alguien miraría en un escondite para buscar a alguien que ya ha sido pillado?
¿Alguien buscaría en su cuarto el libro perdido que ya fue encontrado?

Mirarse en el espejo es seguir buscando, seguir buscando puede significar no haber acabado el juego del pilla pilla, es una acción incompleta, es una acción que seguirá hasta darse cuenta de que el mirado ya ha sido descubierto, es una acción ilusoria, como un juego, pero es real porque sucede.

Me miro en el espejo, veo algo que relaciono conmigo, creo ser él, ahora soy él, él soy yo también, pero nunca me pongo en su piel. Somos así hasta enfrente del espejo: nos cuesta apreciar la totalidad de las cosas, y a veces no nos entendemos ni con nosotros mismos. Ya oísteis aquello de que cada uno es el espejo de uno mismo; comprenderles sería comprendernos: Dios, a propósito de la entrada anterior, se nos aparece en ese diminuto/gigante instante que surge de la separación entre la multiplicidad de las cosas.

Sin Dios.




Un artículo la monda de interesante.
http://revistas.um.es/index.php/daimon/article/view/20991/20301

Una página la monda de interesante.
http://www.sindioses.org/principal.html

jueves, 23 de diciembre de 2010

domingo, 19 de diciembre de 2010

Crear-raerC

Hermanos, quiero comentaros algo que para mí es importante; me gustaría estar con todos vosotros para ser más directo; esto está perfecto para lo que en realidad sirve, el internet, dentro del mundo de la información, es una mensaje informatizado más que saco a la luz que nos entra a todos por la pupila. No quiero alargarme porque como siempre digo, sólo son palabras. Lo importante es la reacción que hay en vuestro ser: ahí es donde es qué que es donde es cuándo; ahí es lo único que hay, y es, así, todo lo que es.

Lo que viene es la información.


(pinchen)

Nos queremos.

[Al final del blog del enlace, encontraréis un vídeo que nadie debería desdeñar... ¿ o si?]

lunes, 22 de noviembre de 2010

Fábula salvadora

 Miro un árbol cuando paso por una calle, transitada de humos (del de mi boca a veces), transitada de pies asesinos. Miro el árbol. No es uno. Es el árbol; el que queda dentro de ese ajetreo centelleante y grisáceo. Mis pies también llevan cuchillos en la punta del zapato y en las suelas, veneno imperial de la historia entera. Camino y camino por el asfalto, al que ya nada le preocupan nuestros pies, ya que si se desgasta volverán otras decisiones humanas para poner otra capa de sangre negra, que es parecida a la que tengo en los pulmones. Mientras, el resquicio del árbol que sigo viendo me acuchilla la conciencia. Sé que puedo echarle un cable de oxígeno para que sus ramas no se pudran más. Un cable de oxígeno que no se mantenga tan solo y encerrado en la cárcel de un parque de Madrid. ¿Cómo? Es como intentar jugar a la comba en una habitación de no más de medio metro de altura.
Sigo caminando y veo a Eva. Eva me pide un beso con la mirada justo después de que yo se lo pida con la mía. Eva saborea mi boca cenicienta y me pregunta que por qué no dejo de fumar y en lugar de eso, me como una manzana.  

sábado, 20 de noviembre de 2010

Ausencia






















A veces creo que no soy
más que una ausencia...

Me siento aquí, sobre un sofá,
o sobre la nube que imagino,
o sobre los pies y las piernas
mientras camino y
me pregunto
si tú, o tú, o tú
sabrás si estoy o no,
si estoy como podrías estar


solo, con la sola soledad
de estar vacío
de estar
sabiendo y saboreando
el hecho de que soy, de que soy
el amigo que ya he perdido
/de que soy
el niño que fui
/pero que soy
todo...todo cuanto ya no ves/ todo
cuanto se ríe el espejo
al ver
al pequeño que corretea por la pasión vivaz
luchando por no ser
la ausencia que ahora
miras,

pronunciando una palabra
o cien
que se van cuando dejas de
pensar que ya
-aunque siga aquí-
me he ido.

Me he ido
de la mano del pasado y de la del
frío que hay en casa,
me he ido
en busca de la misma
búsqueda,
la de mí,
la de ti, la del mundo entero
/es algo parecido/

Pero la lucha es inútil,
me postraré en tu recuerdo
como una foto /moldeable y frágil/
mañana llegará
mi rostro a ti,
se irá para jamás volver
hasta que vuelva
al sitio
en el que jamás he estado
pero del que nunca
me he ido,
y cuando agarre de
nuevo el cigarro
/de nuevo
me fundiré con el
humo
para llegar a ti de alguna forma.
Seré humo
y te propondré posturas
jamás vistas
y harás
que me quede muy dormido

y así, sobre la cuna
del sucio cenicero
vivirá la magia de un zagal
que vino para
ser fuego presente
pero que sólo,
y solo está ausente,
helado
de tu calor
como una estatua mirando caer
la nieve sobre la calle ajena y vacía
/y vacío
vacío como el vacío
de tus ojos
cuando me miras y me miras
sin ver cómo ni
quién ha esculpido
mis ayeres que ahora
-sólo ahora-
coinciden con tu mañana;

y sobre el baño de miel
que entrará por tu ventana
mientras tus ojos se apartan
la persiana
dirás lo que te digo
sin saber
que durante algún segundo
he estado aquí,
contigo.

Y aunque ahora la timidez
haya dejado de
partir mi lengua para convertirla en
mudo sigilo
/me pregunto
si mi voz o
si las letras que me escribo
son más niebla entre la niebla
o una mano que recorre el braille
que imagino
sobre la pared de tu alma...

aahh...
Puedes levantarme,
puedes levantarte,
pasear con mis palabras y también
puedes acercarte, y acariciar con lentitud
con tu mano de seda
o con tu mano lija
alguno de mis párpados y descubrir
que las ausencias
/aún con ojos abiertos pero inadvertidos/
también tienen algún sueño:
que veas los ojos
con los veo lo que miro.





lunes, 15 de noviembre de 2010

Oscuro Sol

" Yo
niego
absoluta y francamente
 ser un alma,
 o un cuerpo,
 o un espíritu,
 o una inteligencia,
 o un cerebro,
 o un sistema nervioso,
 o un conjunto de glándulas,
 o cualquier otra parte de mí mismo.
 El todo
 es
 más grande que las partes.
 Pero hoy,
 después de tres mil años, después que estamos casi completamente abstraídos de la vida rítmica de las estaciones, del nacimiento, de la muerte y de la fecundidad, comprendemos al fin que tal abstracción
 no es
 ni una bendición ni una liberación,
 sino
 pura nada.
 No nos aporta otra cosa que inercia. "

Lawrence, D.H.



jueves, 28 de octubre de 2010

Dos personas no siempre son un plural

Suenan las manecillas del reloj que yo, a duras penas consigo escuchar, es más, creo que son pura invención mía. Allí no hay ningún reloj, incluso, creo que no hay ningún allí.
Es una parte de mi mente que, en este tipo de situaciones tan desagradables, busca huir de semejante atentado contra la inteligencia humana, y que, siempre se topa con las manecillas de un reloj. Quizá ese pequeño objeto (el único en el mundo consciente del lento proseguir del tiempo) busqué demostrarme cómo, a veces, el tiempo pasa tan rápido, y, a veces, tan lento. Ahora, pasaba lento.

Ese lugar era un lugar frío, del que no recuerdo imagen ni sonido alguno, pero, probablemente, influenciado por la realidad supramental que estaba viviendo, ese frío era lo único que podía reconocer. No era un frío climatológico ni corporal, era un frío anímico que representaba el estado de congelación que las neuronas de todas las personas con las que compartía sacrificio, habían alcanzado en algún momento de su vida. La ceremonia a la que habíamos sido invitados, mediante pago de una cuota ininteligible pero a la vez elevada, era el perfecto símbolo de perpetuidad de unos gestos, unas palabras, unas actitudes que, en lo más profundo de mi ser, despertaban un sentimiento violento.

No era violencia física, sino violencia mental. Todos aquellos conocimientos y saberes que, en mis cinco veces cinco años de vida, había conseguido recabar, estaban siendo atacados por esa persona que, de forma paradójica, contaba con el apoyo de mis seres allegados en lo que a infligirme dolor se refiere. Cada una de sus palabras buscaba atacar mis pensamientos, acabando con todo tipo de individualismo e invitándome a participar de su cometido. Miraba hacia atrás y veía a toda esa gente, carcomida por el hambre y las enfermedades, pero que gozaba sintiéndose partícipe de semejante farsa, lo que despertaba en mí ganas de gritar, de acabar con esa ceremonia permitida, única y exclusivamente, por su perdurabilidad a lo largo de la historia, pero no debía hacerlo, debía callar. Mi boda estaba a punto de comenzar.

Dagart

jueves, 21 de octubre de 2010

Hiroshima, moun amour.

Sinopsis:

Dirigida por Alain Resnais, el film relata la historia de una
joven actriz francesa la cual vive su última noche en Hiroshima acompañada, en su habitación de hotel, por su amante japonés.
Lo que podría ser una simple aventura es un momento de gran intensidad emocional y que le hace revivir un amor imposible que sucedió en Nevers (Francia) años atrás. La fugaz relación amorosa se convierte en un proceso introspectivo por el cual la mujer revela sus sentimientos íntimos y hace partícipe a su compañero de su reconstrucción del pasado, hasta ese instante oculto...










miércoles, 20 de octubre de 2010

---<>-^-^-¿º=(··-.-.-··)=º?-^-^-<>---

¿Lo fue?.¿Un sueño?

Sentada en el sofá, frente al televisor, mirando sin llegar a identificar el programa sencillo de tarde, imaginando un color blanco de lo inexistente, de lo vacuo, y escuchando un sonido que deviene en un ruido penetrante, que atraviesa y rompe el umbral auditivo del tímpano, un pitido omnipresente; me quedo dormida.

[...]

Toc, toc, toc. Llaman a la puerta. No. Son los pasos de alguien corriendo. El suelo, arrimado a mi oreja, y el infinito del pasillo absorbiendo mis ojos, ahora despiertos. Un vestido rojo granate se acerca y, al llegar, me supera en un elegante alejamiento. Me incorporo forzando al cuerpo, mientras el túnel flanqueado por puertas tira de sí con la gracia de una comba que se sacude, y al bombear estrepitosamente el corazón la sangre, comienzo a perseguir de la mujer, la estela. Me suceden un sinnúmero de pomos queriendo suicidarse con una llave, me suceden copiosas cantidades de lámparas colgadas del techo y separadas unas de otras por 15 lúcidos pasos en la oscuridad, me suceden huellas que acaban por toparse, siempre, con alguna puerta, hasta que un “Salida Repentina” verde fosforescente grabado en una jamba, denomina a una boca de madera abierta, una puerta, que traga a la espeluznante velocista en humo bermejo del tiempo. Empezando por una ligera presión, el pasillo decrépito comienza a parecerme pequeño, como si la negrura perdida de cada extremo me encontrase, y fuese ella, esta vez, la que me persiguiese. Me atrapa la otra, la puerta del resplandor verde, cerrándose de tal golpe que las luces de la habitación señalada, se apagan cabreadas, y un aluvión de diminutas luciérnagas encienden sus cuerpos a mi alrededor. No hay viento. No hay calor, ni frío, ni suelo. No hay, por un momento, un yo contingente. Solo el Universo y su titileo de ilusiones.

[...]

Toc, toc, toc. Llaman a la puerta. No. Soy yo el que la aporrea. Recuerdo haber saltado una alambrada, pero al girar los ojos, y después la cabeza, hay un huerto de ellas en un inmenso campo circundando el refugio en el que he aparecido. Entonces, el tiempo y mis latidos se ponen de acuerdo, ralentizándose así, mis pasos. Abro el portón a la manera ingrávida, y antes de introducirme, brota una luz polarizada que me ciega la vista momentáneamente, en la deceleración de mis segundos.

Una sala magna. Una escalinata. Un corredor. Otra puerta. Otro pomo. Un cuartito. Unas estanterías. Una escoba. Un cuchillo en mi mano. La mujer de antes. Un espejo que refleja. Su reflejo. Mi reflejo. Se tensan mis músculos. Soy un hombre.

[...]

Toc, toc, toc. Llaman a la puerta. Toc, toc, toc. Late mi corazón; y se apaga el caótico pitido, pero me asusto sentado en el sofá, frente al televisor: estoy viendo una mujer yaciendo en la alfombra, con mi muerte masculina en su cara, de mi salón






Se da tocones tocundos Unambre Toclón

domingo, 10 de octubre de 2010

Símbolo de una preocupante involución

El título atiende a una posible definición de falacia.Bonito y polémico tema el que hoy me tiene aquí, un día más, tecleando pequeños botones blancos con caracteres de color negro capaces de reproducir una serie de símbolos en una muy pequeña fracción de segundo, unos símbolos que el ser humano tarda varios años en asimilar, reproducir y comprender. ¿Acaso por ello los ordenadores son mejores que los humanos? ¿O son mejores los humanos que los ordenadores por el mero hecho de ser sus creadores?

Sí, eso es una falacia. Es probable que en estos tiempos en los que, en muchas ocasiones, todo parece ir al revés de como debería ir, cualquier pensamiento humano pueda convertirse en un pensamiento falaz, es probable que, aquello que hoy en día defendemos a capa y espada, en unas decenas de años no sea adaptable a ese mundo tan, en mi opinión, difícil de imaginar por su capacidad de destrucción. Todo esto es posible porque, como actualmente podemos observar, numerosos son los pensamientos que, forjados décadas atrás, hoy sólo responden a la llamada de la ignorancia.

Esto se debe a que, en la opinión del escriba electrónico que aquí percute sus teclas, en todos los momentos actuales que han existido a lo largo de la historia, los pensamientos anteriores no han sido respetados. Siempre han sido modificados o borrados, siempre al servicio de unos intereses e ideologías, que no han hecho sino corromper grandes nociones de saber que, en caso de caer en manos de una inteligencia no corrompida, podrían habernos hecho vivir una nueva edad de oro, pues, ¿acaso en la Antigua Grecia no se respetaba y complementaban los conocimientos preexistentes? Quizá desconocían la primera de las 3 verdades que, bajo mi punto de vista, imperan en el mundo que hoy nos ha tocado vivir:
- Lo nuevo siempre es mejor que lo antiguo
- Lo caro siempre es mejor que lo barato
- Lo propio siempre es mejor que lo ajeno

Quizá estas sean tres de las falacias que rigen este mundo, falaz por naturaleza propia, y que, de una forma u otra me permiten imaginar un mundo futuro en el que se llegue a negar la existencia de ciertos animales, enfermedades e incluso acontecimientos históricos, única y exclusivamente para satisfacer los deseos de uno u otro personaje poderoso, y es que, tras miles de años de historia, el hombre sigue siendo fiel a sus principios derivados del mundo de los primates: el líder guía al resto de la manada que se limita a seguir fielmente sus indicaciones sin preguntar ni criticar una serie de conductas que, en el caso de "manadas humanas" pueden conllevar consecuencias cuanto menos desastrosas.

Alea iacta est

sábado, 2 de octubre de 2010

...

Peligro: Se acerca

La más grande de las mañanas, podría tener sentido que fuese la primera, al advenir al mundo, en un amanecer dorado de un disco perfecto rojo, el ser que ahora todos somos; podría tenerlo también, con un insondable tinte a manchas oscuras, el último de los crepúsculos para acabar yaciendo sobre un suelo frío de la noche, que esperaba a ser calentado por los nuevos rayos del Sol, y nuestro cuerpo se lo ha impedido.
El Sol, el color cálido, la refulgencia que templa el alma, las vigorizantes aves del cielo, la nube errabunda y el frescor que sucumbe en nuestro erizado vello seguirían siendo los mismos, brillantes en su desmesurado amor por la vida, y nosotros seríamos los diferentes: suspirando o expirando.
La más grande de las mentiras, podría tener sentido que fuese la primera.
Es una mentira potencial: aún sigue sin serlo con entereza. Son sólo ideas que todavía no han madurado y pueden convertir al mundo, a su antojo, en lo que quieran. O no.
Su fuerza radica en su flexible acción: "Mamá, ahora recojo el cuarto"; "Te prometo devolver el dinero más adelante"; "Me estoy enamorando"; "Ya lo sabía". O no. No son ni mentiras, y por ello, podrían llegar a ser las más grandes. Alguien es capaz de no ser alguien. Ser otro, ser muchos, incluso siendo "él mismo" podría ser ese alguien que no es. ¿ Qué somos y qué crees que somos?.
Menuda Calumnia.
El Sol gira a mi alrededor.
Yo soy el centro.
Todos tenemos un eje, y desde él, salen los radios que conectan con la rueda que gira y gira y gira campo a través. Y colocar un radio más acaso sería una mentira en su gesta; y si al final encajase podría llegar a ser una gran mentira: la rueda, a fin de cuentas, gira si está equilibrada.
Sin embargo.

No sé.
Puede que... la última de las mentiras no sea la más grande. Puede que me esté equivocando pero, algo me dice que no tiene porque ser tan, tan...
La última mentira, ¿qué es o qué creemos que es?.
Cuándo existe alguna cosa terminal, postrera o final, y es inexorable, pensando por ejemplo en el último plazo de alguna acción o proyecto, nos podemos ayudar del término "Perentorio".
El título del escrito vale. Un subtítulo furtivo, más agravante, más directo, más concerniente, más responsable, es "PERENTORIA FALACIA". Aquí, en este instante, la rueda lleva girada kilómetros de largo, y el camino que hayamos escogido nos tiene agarrados al mundo. Si es una ladera, más nos importa frenar cuánto antes, o dejar que ruede hasta un infinito frescor de velocidad.
Esto es sólo un juicio de mi pasado que se atreve a aparecer en un texto autocomunicativo, sobre la importancia que le doy al génesis y a la consumación de la cosas, que en el fondo no podrían existir sino estuviesen ligadas al interludio, al entreacto, al proceso, que podría llegar a encontrarse en cualquier momento de la línea la cual nos estamos imaginando. Es un centro más del universo, es un "gestando", es siempre la potencia de haber sido eso y de ser lo otro, es en el instante, es en el suelo que pisas, es sobre el reflejo de la historia y la proyección del futuro en un mismo ser, es Madame Blavatsky diciendo: "El centro que está en todas partes y la circunferencia que no está en ninguna".
Y yo creo, que una falacia nunca va encaminada hacia el exterior, sino en la dirección que ella sienta más familiar: nosotros mismos. A quién mentimos, es siempre a nuestra persona, a nuestra conciencia del "yo" que tenemos, porque incluso mintiendo al de enfrente, te sigue afectando más directamente a ti que a nadie.
Y tu piel se estremece a cada segundo.
Todos son equilibrios.
¿Cuál es el vuestro?

Lo siento, Sirena del pelo que se enreda.

martes, 28 de septiembre de 2010

Falacia

Conocí un día un hombre, un hombre que murió para conocer el amor y hacerse de nuevo niño, que dijo que la primera mentira del hombre es decir que no miente.

Un juguetón niño comete una estupidez de la que se siente muy culpable; su padre le pregunta si la ha cometido y tras el asustadizo “no” del pequeño su padre le pregunta, ¿no me estarás mintiendo, verdad? No...Responde el niño. En ese preciso instante nace la mentira y la conciencia de Mentira. El niño ya no se siente culpable de la estupidez cometida, sino de la Mentira.

A partir de aquí se pueden hablar de muchos tipos de mentiras. La mentira piadosa, tan cobarde como aparentemente empática. La mentira cobarde, esa que sólo piensa en sí misma y en el reproche que trae consigo la verdad escondida.

De ahí a falacia hay un largo trecho. La mentira puede ser juguetona a veces, inconsciente en algunos casos. El cielo es verde; hoy no he soñado; los perros no muerden si les susurras una verdad al oído. La falacia es premeditada y una gran argumentación de mentiras y de verdades decoradas. Demagogia de las palabras honorables. Virtud de los hombres muertos en vida. Es la pura manipulación.

Me cansa mi propia explicación. No se me da nada bien ser profesor de universidad.

POEMA FALSARIO

¿Dónde has llegado Humanidad?
¿Dónde te has escondido?
Allí donde pintaban un retrato real y veraz los primigenios
te has llevado contigo
el honor, la persona de honor.
La persona (del latín persona, -ae, máscara)
con máscara reconocible.
Y no es la gloria lo que me regalaste en sueños
sino confianza, empatía, una mano
que comprendía -o no- mi mal dormir/ pero sí lo mecía para que intentara hacerlo.

Me has cerrado tu puerta y la mía
se va cayendo como una bolsa desde el cielo por preguntas
que nunca quise hacerme

¿estará diciéndome certezas
o convenciéndome
de su mentira
para que encuentre una verdad que me irá
quitando vida
dando soledad
quitando simpatía
dando un extraño en el espejo?


No marques más
mi camino
no seas profeta
de la tierra que nunca existirá
fuera de tu codicia
dentro de tu imaginar retorcido y egoísta.
Se me retuerce el pulmón
de la mundial cárcel que han forjado esos profetas
dibujantes de sendas perecederas para sí
pero perennes
en la herida del estómago de tantos
en la herida de la piel de algún ahogado en su propia desconfianza.

Tu falacia, tu circo
nuestra pena nuestra desgracia/
tu falacia, tu tribunal
nuestra injusticia nuestra verdad/
tu falacia, tu ejemplo
nuestra educación nuestra agonía.


¿Acabaré algún día este poema?
Estoy agotado.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Surrealismo

Bueno chavales os dejo con un texto de Darío, colega y antiguo compañero de mi clase en bachillerato -y como todos los que aquí participamos- una buena persona. Le he invitado para que sea participante. Por cierto, a ver si se anima alguna mujer a participar también; creo que con aportación femenina el blog se puede nutrir aún más. Os dejo con el escrito y con un par de enlaces de dos videos seleccionados por Darío, que aún no sé subir el video para que se vea aquí :S me vais a tener que enseñar; pronto me dignaré a subir algo propio.


A día de hoy, el Surrealismo es, claramente, una corriente artística en decadencia. Esto quizá se debe a que, como el resto de los movimientos artísticos vanguardísticos, tuvo su auge en las décadas de los 30 y 40 del siglo pasado, época en la que convivieron varios de los nombres más importantes de esta corriente, como, por ejemplo Man Ray o Salvador Dalí. Pero no debemos olvidar que artistas de la talla de Marcel Duchamp rescataron al Surrealismo, quien sabe si por última vez, del destierro que había sufrido tras su época de esplendor, y que, desafortunadamente, parece haber vuelto a ocupar de forma preocupantemente ininterrumpida.


En honor a este movimiento artístico pertrechado de una fiebre creativa que emanaba de lo que Freud había denominado”subconsciente”, y que exploró rincones creativos a los que rara vez se atreven a asomarse los artistas contemporáneos debido al posible “miedo” a no gustar al público y no poder vender sus obras (miedo que los auténticos surrealistas jamás sufrieron), es necesario rescatar una pieza audiovisual, de la época de los orígenes del cine, que muestra hasta qué punto el Surrealismo es un movimiento diferente al resto, ya que, aún hoy, y a pesar de la dieta cultural televisiva y cinematográfica que estamos acostumbrados a consumir, estas imágenes siguen impactándonos y exhortándonos a ir más allá de lo racional, donde, quién sabe, puede encontrarse la única verdad de lo que nos rodea.

Man Ray- EMAK BAKIA (1926)
PARTE 1
PARTE 2

domingo, 5 de septiembre de 2010

Olivar interior de paja

Se cuenta que por los meses de agosto, septiembre y octubre del año pasado en 1990, cuando también se dice que nacieron ese año el mayor número de bebés con orejas puntiagudas y lengua bífida, y cuando se nombró presidente de la nación al alcaide de prisión de al lado de la ciudad de la que quiero comentaros; en Kascurrosía, era su bello nombre, un hombre de gabardina estrecha hasta la cintura; ondulante desde la parte que cubre las piernas hasta los pies como si levitase mediante alguna artimaña hizo que, literalmente, el edificio de correos se moviera hacia él para que este entrase a través de las puertas giratorias, y en pleno giro.

Una vez en el interior se quedó observando durante 5 segundos  una mosca que se había posado, sutilmente volando, en la cabeza de un calvo de coco refulgente. Después estuvo 10 segundos mirando; luego cinco segundos más, más otros diez que estuvo justo al final añadiendo; todo esto multiplicado por la suma de las mitades de los números que le iban precediendo a los anteriores y dividido a su vez todo este último resultado, por cero; es decir, el tío se estuvo un infinito número de tiempo perplejo por aquella señal conspiradora.

Sacó de su gabardina en vuelo un sombrero y se lo encajó en su cara, que nadie había conseguido vislumbrar todavía en aquella suerte de ocasión; al quitárselo llevaba puesto una careta de Mosca enorme.

(Debéis suponer que el sombrero acabó parando entre las antenas de la mosca gigante acoplado de tal manera tan perfecto, que estos sensores de insecto se asomaban por unos orejas de conejo que hacían las veces de calentadores de antenas.)


La gente seguía sin echar vistazo alguno, ni por parte de los cotillas ni de los críticos, que vienen a ser los mismos, pero que gusta clasificarlos por separado porque algún gracioso en el lugar ese en el que se deciden qué cambios sufre la lengua y cuáles serían propuestas para que sufra, se le ocurrió, por azar, que los cotillas no señalaban tanto. Aprovechó el payaso de mosca para asir por el mango de un megáfono que tenía ansioso de hablar dentro de la gabardina, y empezar a proferir frases e ideas como:

-Buenas tardes público joven. Buenas tardes señoras de más de 20 años y buenas mañanas al vagabundo de afuera, que pobre de él, no me oye. No era mi intención molestarles con ninguna tontería ingeniosa a modo de monologo de espectáculo, y espero que si para alguno lo estoy haciendo,yo tendría la amabilidad de salir por esta puerta de la misma manera como de la que he entrado.

Todos miraron atentos pero nadie se atrevió a decir nada; alguno gemía por lo bajo y tumbado en el suelo, pero poca cosa.

-Bien. Si no me engañan estos ojacos poliédricos, creo sentir entre la multitud la oración: "¡Sí! Hable". Seguro que si la buscan bien la encontraran: suelen esconderse, pero si silban se asustarán y ahí, voila, estará. Ahora bien, eso sin que os distraiga de lo que viene ahora; unas palabras que no tendrán sentido alguno, así que no se preocupen porque nadie entenderá nada, y si alguno lo hiciese, difícil ya que el que así hiciera hubiese sido aquel que se molestó, y que no hizo, antes para mostrar su inconformidad con mi estancia, no tendríamos más remedio que explicárselo, para que no lo entienda; de este modo, no tendremos problemas, porque quién quiera que me calle, está en todo su derecho, aunque si lo pensáis un poco, no demasiado, repercutiría en vuestras formas de pensar que llegarían a una incongruencia lingüística, y deberías de cambiar vuestros valores sobre este hecho, como excusándoos de que esta mosca en realidad es toda una broma de la televisión amarilla. Quiero ofreceros luz en esta penumbra viscosa. ¿Saben lo que es la Luz?, tiene unas cualidades super eficientes y útiles, una ganga que renta ,vamos. Pues bien: ¿ Ven ese hombre de ahí?, el que señalo con el dedo... sí, ese mismo, sí usted, no, no, no mire a sus lados o atrás para parecer cómo que no se ha dado por aludido, todos le están viendo, y usted no puede mentir delante de tanta gente. ¿Lo sabe no?, ¿ sabe que incluso están empezando a tomarse medidas sobre multar a los mentirosos que estafan con más de veinte personas mirando? tenga cuidado, sin intención de amenaza alguna, y procure no burlarse de la ley, que ya tenemos suficiente con los que empollan para pensar y no sacan nunca nada en claro, y menos pensar. Vale, lo asume. Así nos comprendemos todos, bajo esta sumisión es mucho mejor, por su bien y el de toda la ciudad. La humanidad, está claro, se queda fuera, la poca que queda. Ayer leí en el periódico semisemestral, por cierto, este titular: "Han encontrado más restos de Humanidad bajo unos cuantos felpudos"; en el subtitulo: "la búsqueda sigue siendo intrincada, pero nuestros cualificados policías intuyen que siempre hay algo de ella cerca; mantengan la casa protegida y, ciudadanos, tengan cuidado..." Pero ésto es otro tema, que además de ponerme sulfuroso, tocaré más adelante cuando esté solo, y pueda escucharme. Venía por usted, que vuelve a fijarse a su alrededor como para ocultarse tras la multitud, porque usted sabe perfectamente que sería fácil pasar desapercibido; pero tiene una mosca en la calva y le reconozco. No podrá irse muy lejos. Todos le miramos expectantes. Sí, a que nos cuente: que nos cuente sobre lo que le ha pasado esta mañana de miel de flores concretamente a usted mismo. ¿ Se sonroja? ¡Ah, no! es polvo de maquillaje; eso  ha estado muy cordial y gentil, arrepentirse lleva a buen puerto siempre, a través del arrepentimiento nos fundimos con el todo poderoso: él nos lo suplica incluso.A la multitud, ¿ quieren saber que le sucedió?; ¿ a usted no le importa no? ¿ lo más mínimo? ¡Exacto! este hombre no parece estar molestado sobre la pregunta, parece expresar además que lo desea, esperen... parece expresar también que puede arrodillarse mientras os tenemos escuchando la historia. Una historia que conmocionará hasta el más sensible de la sala. ¿ Quién es sensible? bueno, no sé preocupe, usted, el de ojitos llorosos, es aún un bebe y muy pequeño y juega como huevito. Nunca la ligará tan tontamente, su vida se basará en esa estructura de personalidad y obtendrá todas las "golosinas del mundo" que quiera. Podrá compartirlas. Volviendo al calvo: Este amanecer, empiezo a comentar debido a que usted no lo hace, este hombre  postrado ha hecho algo que no merece de comprensión; tiene unas agallas como cojones de grandes. Y por esa agallas, hoy, presente pasado y futuro, tendremos la complacencia de experimentar un juicio final. El público decidirá que ejecutar a través del análisis de tu día hasta ahora, antes de que llegue el ocaso y este edificio deje de tener luz con la que ver, esa luz que detallé. ¿Estamos de acuerdo?

Sin quitarse de la boca de insecto el megáfono, contó con deliciosa precisión lo acontecido al alba; salían de la campana del aparato notas musicales que simbolizaban la armonía. Las bocas abiertas de la gente, empezaron a cerrarse de la sorpresa que oían, menos la del vagabundo. Todos estaban atónitos fijos en los ojos de la mosca. Al parecer aquel hombre plegado de rodillas había probado intentar, a pesar de las comodidades de su casa, sin vergüenza y sinvergüenza de él, con toda la maldad que un señor de su condición tiene caracterizado, sin afeitar y sin depilar, a parte de los gemidos que su madre decrépita de once años rugía, loca por su padre se le pusieron los pelos como un león, a cambiarse el nombre como denominación de origen, por denominación de destino mortal:

-¡Sí! Amigos, compañeros de media hora, oyentes del subsuelo, malabaristas que en realidad no piden limosna, este hombre de aquí, quiere matarse con el nombre, con el sustantivo. No se asusten, o si lo hacen no dejen de hacerlo, para mantener la cadencia: la verdad se les muestra por primera y última vez, como un rayo confundido con un trueno o un relámpago después de haber sucedido, como un manotazo equívoco de una novia que era la de un viandante de la calle que pasaba a su lado, como un repentino derrape sobre el hielo de la Antártida sin razón aparente. Ajenos, hoy van a acostarse boca abajo con el peso de vuestro esqueleto aplastando vuestros órganos y tejidos por la malformación congénita que están recibiendo, a la forma de un plano de metro de china, o de la Atlántida, con todos sus caóticos recovecos de mil colores indecibles. Señores, no hagan nunca nada, quédense dónde están hasta reafirmarse en su propia conjetura, hasta que el círculo asqueroso se cierre y vuelva el mecanismo que os da cuerda. Insisto: ¡No cambien su dichoso nombre por el de un suicida sustantivo! ¡Es de Sanos! Y este sano sólo lo ha pretendido, y ha fracasado, porque llamarse, sin permiso del consulado viperino de la denominación, wEVI, en vez de Pedro, como Dios mediante interrumpiendo clama, como todos nosotros nos llamamos, con nuestros respectivos números inscritos en nuestras frentes desde bebés siendo huevitos con un cuchillo de plástico oxidado, es una afrenta que será recompensada con la peor pena cabida en nuestra esplendorosa sociedad: el objetivo de su intención, ¡la muerte!. Morirás, si así decide este tribunal accidental y espontáneo, como tu venías queriendo, pero sin en realidad haberlo decidido, porque la decisión será nuestra, siendo jueces vitalicios. De esta manera, mientras alguno se ríe a carcajadas en el otro lado del mundo, tu plan de evasión será detenido por la gracia y dicha del espíritu espanto, ahí en lo bajo del cielo, junto con sus esbirros los hombres y la mosca, para el perdón de los regalos divinos y por su condenada subdivisión de los quehaceres de amo de casa. Deje de gimotear, Pedro 589045, tu número se te sale de la frente y no tienes remedio, levántate, y vuélvete a arrodillar como un carpintero que quisiera ser minero de cuevas para enanos. Es hora de la sentencia, vístase con traje de oficina, la indumentaria penitenciaria y espere cordialmente jugando al sudoku o apúntese al método Kumon.

Los jueces esporádicos se juntaron para concluir el dictamen en formación de rombo, siguiendo los patrones romanos de la antigua Grecia. wEVI, temblaba y también tiritaba y también traqueteaba como nunca lo había siempre hecho. Le caía saliva de las axilas porfiadamente, a la par que sus sudores le volvían más propenso a que se le pegasen las plumas de un cojín roto. Los ojos estaban negros. Los pies empezaban a patear, las rodillas asimismo: en círculos trató de contactar con el método Kumon de España; nadie respondía. El suelo se calentó hasta 0º Kelvin y del calor se quedó en cueros de nuevo. Las venas del cuello relucían alquitrán, a ser posible alquitrán rojo, del blanco no quedan, y la parrilla que se confeccionaba de verduras estaba a punto de terminar. Alguien, mordió el pimiento verde y:

-Pedro 589045, tu número se te sale de la frente y no tienes remedio, sabrás la resolución después de los anuncios.

Coca- chola, bitter-fanta de laranja, Ni vea ni ve: para su cuerpo enfermo(hidrátelo), para mi beneficio; Taja Madrid, el banco de todos, hasta el del vagabundo; Colgate (pronunciado en español de Argentina), Espirifen Gonzalez, ColHogar perfumado con aroma de Col; Cañon cámaras, españolas 100 %; Hacheieme rural; Malmontoro, el cigarro de cada hora; Wondertrouser sin cremallera: velcro entre la entrepierna, entrero total;  nuevos colchones de Picholín "toquémonos juntos de lo pequeño que es el colchón", para parejas que se llamen con sustantivos de coña; Marvelllllísimo y los nuevos superhéroes de acción, sheepman, superunisex, elephant man con su creador David Flynch, Torrezno y sus garras de amianto y piel de lobo, Hulk hogan, bestia parda y de regalo el personaje lae liao parda; Booble buscador de monedas en la playa; "El hombre Uniorgásmico" nueva edición; recien método Kumon España

wEVI vio la luz, y se levantó con una idea en la cabeza tan grande que la bombilla pudo habérsele caído en todo el número de la frente. La mosca chupo al corro y se abrió camino hacia el de la penal. Se enconó:

-Hombre débil, ¿ Qué hace cortando la publicidad como si no conociese el procedimiento rutinario ritualista? esto no se quedará en un simple y complejo apretón de manos. Quiere adelantar su muerte, ¿verdad?: Que así sea, como se ha determinado por mi voluntad férrea. Adiós Pedro 589045, tu número se te sale de la frente y no tienes remedio.

Cuando la mosca sacó su aguijón de avispa asiática, wEVI alzó la mirada al suelo y gritó a Dios mediante interrumpiendo: " ¡Yo no quiero morir!". Pero murió envenenado a pinchazos el número de veces que hay escrito a mala fe en su frente, y entonces la mosca, saciada pero no sedienta, se giró hacia el público como  si imitara a una película de vaqueros y pronunció las siguientes palabras o fonemas:

-Este hombre, se ha escapado del tormento. No hemos conseguido imponerle lo que él quería, y todo ha sido por vuestra culpa. Quedáis absueltos para toda la vida, hasta que cobréis conciencia y os sintáis culpables, porque entonces será cuando YO vuelva a aparecer; este hombre ha muerto por una causa que no entendéis todavía ni de la pronunciación. "Sed Impertérritos", este es el lema de la nación, y os lo merecéis, vástagos.

La mosca no se movió. El edificio de correos lo hizo por él.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Bansky pushed the Bottom


----------------------------------
---------------------------------
--------------------------------
-------------------------------
------------------------------
Vandalismo tópico:
"Escondite del Mundo"
¿Qué lugares son los idóneos para esconderse? (ahí estará el mundo)

para más información, contacten con Lamuen.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

REMINISCENCIA

No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares
en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques
donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas
que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables
como las pocas cosas que habíamos conocido.

"Diáspora" 1976

Cristina Peri Rossi

Hoy no...

Hoy no borraré ni una palabra
ni un sólo verso.
"Corregir" no se lleva bien con el señor cansancio
ése que me lleva en volandas de su espesa barba
-nube de cemento que me eleva hacia un desvelo permanente-

hoy no caigo,
desperté dormido y viví en el duermevela que me dicta ahora,
que me recuerda el sueño corto de ayer
y el infinito de hoy
aquí se mezclan las imágenes
//burocracia y documentos nacionales de identidad con los que nunca
me identificaré; sangre y agujeros en una mano humana
como símbolo del asesinato de un corzo plateado; fluir de agua y mi caída-
choque contra tierra pedregosa//

hoy sí diré que no
al juicio del adiós
caminaré agarrando la mano que mece el pincel violento
sobre el lienzo
y
combinaré...
a la muerte le doy blancos puros /una ceguera ensimismada
a la paz le asigno un verde en la Sabana del desamparo /canto gemido del África
a la vida un gris de plata /fulgor de amor y fulgor de lágrima
y a algún todo un invisible/ ...

hoy no seré yo
quien diga que el cansancio
no sirve de nada.

jueves, 26 de agosto de 2010

Fragmento de El pintor de batallas

- El hombre tortura y mata porque es lo suyo. Le gusta.

- ¿Lobo para el hombre, como dicen los filósofos?

- No insulte a los lobos. Son asesinos honrados: matan para vivir.

- ¿Y cuál es, a su juicio, la razón de que el hombre torture y mate por gusto?

- La inteligencia, supongo.

- Qué interesante.

- La crueldad objetiva, elemental, no es crueldad. La verdadera requiere cálculo. Inteligencia, como acabo de decir… Fíjese en las orcas.

- ¿Qué pasa con las orcas?

Entonces explicó qué pasaba con las orcas. Y contó cómo esos depredadores marinos de cerebro evolucionado, que operaban dentro de un complejo ambiente social comunicándose con sonidos refinados, se acercaban a las playas para capturar jóvenes focas que luego se lanzaban unos a otros a coletazos por el aire, jugando con ellas como si fueran pelotas, dejándolas escapar hasta el límite de la playa antes de capturarlas de nuevo, y seguían así, disfrutando, hasta que, cansadas del juego, las orcas abandonaban la maltrecha presa, descoyuntada, o la devoraban si tenían hambre. Aquello, concluyó, no era algo visto por él en la televisión u oído por ahí. Lo había fotografiado en una playa austral, durante la guerra de las Malvinas. Y aquellas orcas parecían humanas.

- No sé si comprendo bien. ¿Quiere decir que cuanto más inteligente es el animal, más cruel puede ser?... ¿Qué un chimpancé es más cruel que una serpiente?

- No sé nada de chimpancés ni de serpientes. Ni siquiera de orcas. Verlas me hizo pensar, eso es todo. Tendrían sus motivos, supongo: lúdicos, de adiestramiento. Pero su exquisita crueldad me recordó la del hombre. Tal vez ellas no tengan conciencia de esa crueldad, y sólo cumplan los códigos de su naturaleza. Quizá el hombre haga lo mismo: ser fiel a la espantosa simetría de su inteligente naturaleza.

- ¿Simetría?

- Eso es. Un científico la definiría como las propiedades estables del conjunto, pese a las transformaciones… Dicho de otro modo, que las apariencias engañan. Hay un orden oculto en el desorden, diría yo. Un orden que incluye el desorden. Simetrías y respuestas a simetrías.

- Ya veo. Quiere decir que el malvado no puede evitar serlo.

- Digo que somos malvados y no podemos evitarlo. Que son las reglas de este juego. Que nuestra inteligencia superior hace más excelente y tentadora nuestra maldad… El hombre nació predador, como la mayor parte de los animales. Es su impulso irresistible. Volviendo a la ciencia, su propiedad estable. Pero a diferencia del resto de los animales, nuestra inteligencia compleja nos empuja a depredar bienes, lujos, mujeres, hombres, placeres, honores… Ese impulso nos llena de envidia, de frustración y de rencor. Nos hace ser, todavía más, lo que somos.

jueves, 19 de agosto de 2010

<)qwertyuiopasdfghjklñzxcvbnm(>

Si no puedo salvarte a ti, no podré salvar a nadie

Recopilario Puro Nervio (2008-2010) - Brak_Júbilo

Espero que no os importe que deje aquí el enlace de la maqueta meduleros.

Maqueta disponible en:  http://www.hhdirecto.net/maquetas/ver/kataklismo-verbal-jubilobrak/recopilatorio-puro-nervio-2008-2010/32333

Esta maqueta es el primer trabajo en solitario de Brak (a.k.a. Júbilo); tras muchos años de sacar maquetas junto a su hermano (JaReZ) y de que éste haya sacado distintos trabajos en solitario (tales como Sin Rumbo o Fuera de juego), Júbilo por fin se decide a sacar algo por su cuenta. La recopilación de Puro Nervio (que cuenta con temas desde el 2008 hasta el presente 2010) ha sido grabada por Brak y por JaReZ , y masterizada por Brak, ambas (grabación y masterización) en BtBoltioStudio. Es un recopilatorio cargado de letras personales, con mensaje y con algo de competición, pero siempre desde el respeto y la realidad. Disfrutadla.




-Agradecimientos: Quiero dar las gracias a toda la gente que me acompaña y que me ha acompañado hasta hoy y que siempre me ha aportado una buena dosis de aprendizaje, influencia -negativa o positiva-, amor y humildad. Un abrazo para todos.

miércoles, 18 de agosto de 2010

¿Genética? No coño, arte.

En la especie ovina, la oreja peluda domina sobre la oreja desnuda. Un carnero con orejas peludas se cruza con dos ovejas. Con una de las ovejas, que tiene las orejas desnudas, se obtiene un cordero con orejas peludas. Con la otra oveja, que tiene también las orejas peludas, se obtiene un cordero con orejas desnudas. ¿Cuáles son los genotipos del carnero, de las ovejas y de los corderos?

jueves, 12 de agosto de 2010

Rayuela,capítulo 7

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Candidatos a la felicidad.

En la corta experiencia que he tenido con las personas de este mundo,( que son siempre espejos de uno mismo ) el concepto que creo que hace que muchas veces nos distanciemos cada vez más de aquello de lo que en un principio se supone que perseguimos, es el aparente tácito concepto de felicidad; es curioso como todos nos entendemos cuando hablamos de él y porsupuesto que todos tenemos el porqué bien claro,pero sospecho que pocos sabemos con certeza el cómo. Me parece que el problema se halla en qué pocas veces hemos parado a definirlo o que, lo más probable sea, que hayamos obviado lo que significa inconscientemente con imágenes que iríamos aprehendiendo desde pequeños.Yo animo a que intentemos preguntarnos qué es a pesar de que parezca algo evidente.Aun asi no creo que encontremos ningún absoluto porque lo bonito es que sea un concepto digno de eternas transformaciones y no caigamos en el error de hacer modelos para otros a través de nuestra propia experiencia; aquí ya le toca a cada uno discutirlo con su respectiva almohada.
Yo en mi caso estoy en contra de la definición corriente de que sea un estado inmóvil de perpetua plenitud y gozo al que se puede llegar en algún momento ( y curiosamente siempre está por llegar ) , me parece que esta noción es bastante ingenua ya que definimos la plenitud y el gozo gracias a que supimos una vez lo que era el dolor y el desazón. Es natural que persigamos en la vida la dicha, pero quiero dejar claro que para mi esto ni es un valle de lágrimas ni un paraiso extático...que amar a la vida implica aceptar las dos caras de la moneda y que todos los hechos que nos suceden, en un primer momento son neutros y nosotros somos los encargados de darles una cualidad positiva o negativa más tarde,que es bueno tener una actitud "alquimista" para saber cuando transformar lo blanco en negro y viceversa,que el dolor en la vida en muchas ocasiones es ineludible y una vez que nos toma seamos conscientes de que es un pretexto para crecer y por lo tanto hasta lo que empieza siendo una desgracia acaba siendo una fuente de conocimiento y seguridad, que esto se parece mas a una obrita tragicómica más que a cualquier otra cosa y que intentemos vivir al máximo lo mejor y lo peor porque lo grave no es ser infeliz sino perder la pasión por vivir.

Tratado sobre mi experiencia directa

GUM

Todavía no sé de qué va a ir este texto, y verdaderamente, ni me inmuto, no quiero, me da igual. Pero no quiero hacerme expectativas, joder; y ya me vale. Siempre acabo igual, en cualquier lugar sucede lo que a todos nos sucede incluso sabiendo que sucede: Esperar. Esperar. Esperar. ¿Cuánto? no sé, esperar. ¿ Pero más o menos?...
¡Basta!( tengo que explicar, a modo de inciso, que las declaraciones como esta última, sólo adquieren esa intensidad indefinida en el tiempo cuando de repente, sin previsión que anticipe el fenómeno, ni saber en qué momento aparecerá( otra vez la puta espera), retumba esa misma palabra como dicha por otro ser en tu cabeza; con la mirada buscas al responsable; no está en el cuarto, no.)
¡BASTA ENERGÚMENOS DEL RELOJ Y LA IMPACIENCIA!. Yo también he sido uno de ellos hasta que no me he comido, por absurdo que parezca ahora, un melocotón que encima no me quería comer porque ya mi madre me estaba instigando. Hasta aquí la reflexión de paja, la futilidad escrita en persona, la crítica insustancial y a veces aparentemente inargumentada. Desde aquí, la historia:


"Espero. Pienso. He oído de boca de mi madre que cene algo. Pienso. Contesto cortésmente algo que por automático no recuerdo( llevamos así unos cuantos años). Ella insiste. Pienso. Contesto de nuevo, de la misma manera. Pienso que ella piensa que yo insisto. Porfía y resuena en mi cabeza la palabra "Melocotón" de la frase " Cómete aunque sea un Melocotón". No pienso más y voy a por ella; a la caza del melocotón inconsciente. Y nada más dar el primer muerdo, lo agradezco... ¡No tan rápido vaquero melocotonero! alguna alarma salta. ¿ Será de la calle? ¿Un coche?.¡No!: es tu cabeza que se ha percatado de que al melocotón le pasa algo, y sabes que cuando algo le pasa, seguramente, y encima por ser tú, es algo grande grande, jugoso jugoso, repugnante... " Mierda", piensas."Mierda", musitas en alto. La textura. Es decir, la textura blandengue de un seguro y perspicaz... Me resisto a pensar cosas raras que no vienen al caso. Me voy al cuarto y me siento en la silla de todos los días frente al ordenador de todos los días y de todas las horas. Doy otro muerdo, más grande, pero no tan efectivo... La textura continua. Esa estructura que no te deja pensar en otra cosa que en esa textura anormal. Algo turba tu monotonía. ¡Bien! Algo nuevo, puedo seguir comiendo. Abro un blog de una chica. "¡Buao!", pienso después de leer una historia increíble en la que une el principio del relato con el final. Alegre, otro muerdo.

[...]

¡BASTA! ¿Qué coño le pasa a este melocotón?. En realidad lo sé, pero no quiero reconocerlo. Sólo espero como un tonto, y solo, cuando maldita sea aparecerá ese blasfemo y usurpador de melocotones llamado comúnmente como "Gusano Usurpador de Melocotones". O sea: "GUM". "Me cago en toda su especie y estirpe si tiene, acaso" pienso. Espero. Respiro. Se me antoja pensar en ese GUM. Se me avecina un extraño movimiento involuntario. Una arcada. Una arcada de la arcada. No quiero que llegue pero a la vez parece que quiero verlo. No quiero morderlo pero me imagino cómo sería masticarlo. No quiero, pero no sé, espero. Borrón y mente nueva. Otro mordisco decidido. Llego a la pipa. Pipón, de hecho. Poco adherente al albumen, a la carne, que si te fijas, tiene como unos poros perceptibles por el ojo humano, por el cual surge... ¡No! ¡No! Me muero. Desfallezco mil veces dividido por cero. Eso de ahí es un jodido... es un jodido... Me ruborizo. Además, solo. Yo conmigo. Es una hebra, claro, de la carne. Hago el gesto de limpiarme el sudor de la frente. Sí, hay sudor. No, no hay GUM. ¿ No hay GUM? ¿ Estás completamente confiado? ¿ Has mirado bien por todo el melocotón?.Espero. Respiro hondamente y parece que hago yoga o meditación anapanasati. Me tranquilizo y permanezco inmutable ante la labor. Soy Estoico con estas cosas.  Nada me da miedo. Únicamente los GUM. Y no hay GUM, así que no hay miedo. Puedo dar rienda suelta a la imaginación y nunca habrá GUMs. "Yeah" razono mientras hago muecas de éxito con el rostro. Muerdo. Muerdo. Muerdo. Muerdo.¡Oh!...

[...]
Boquiabierto( el melocotón triturado a medias por cierto repelús que creíamos todos haber omitido asoma por la boca).
[.............]
La pepita parece poder abrirse. Se puede abrir. Pienso en lo tonto que he sido en comer el melocotón. Pienso mucho en poco tiempo. Un lapso imperceptible para nadie, porque estoy solo. Trago saliva. Es decir: Todo el melocotón triturado. Joder. Arcada. Arcada de la arcada. Ya solo queda confirmarlo. Hay que ser valiente. ¿ La incertidumbre sirve en estos momentos? ¡No! llevas una eternidad que son minutos cavilando sobre la posibilidad posible de que sí que haya un GUM, y ahora no te vas a echar atrás, porque todo habría sido en vano, toda esta tribulación, todo este embrollo que no deja a nadie impertérrito, sino que te hace comer con asco, desgana, y encima midiendo el tiempo que falta para que lo encuentres, satisfecho( el GUM), casi atiborrado. Tienes que matarlo, por lo menos. Es un "¿Tú o yo? ¿tú o yo?"; es un inútil combate que después tienes que alzarlo como una victoria sin precedentes; es una sed húmeda de venganza contra el mayor enemigo del GUM más importante: Gusano Usurpador de Manzanas. Sabes que lo haces por él, por su renombre, por su vuelta al trono de Gusano Rey. Sí, ya hay una razón para no pasar por tonto. ¡NO!. Te ríes mefistofélicamente con la pepita en la mano, que nunca en ningún momento ha esperado tanto como tú lo has estado haciendo y:
Lo abres y:
[una luz de un foco de tu mesa ilumina de súbito( no te habías dado cuenta) la pepita abierta. Hay algo blanco]
Es...
Es...
Es una semillita...
[El foco titila durante un rato. Luego te das cuenta de que son tus ojos parpadear muy rápido. Algo tratas de contener.]"

sábado, 7 de agosto de 2010

Aprieta la cuerda...

El niño deja su condición de niño porque un día pierde la confianza, porque el mundo que él sueña y vive se derrumba y a la ilusión que poseía inicialmente a cada día se le queda más acorralada, estrangulada.. Yo sólo envidio aquella necesidad inocente (pero de acero) de creer y crear, de hacer y deshacer castillos sobre la arena aun sabiendo que llegará el momento en que el mar lo arrastre todo otra vez hacia el llano sedimento... Decidme amigos,en qué maldito rincón abandonamos a nuestro niño, en qué momento ahogamos nuestra voz primitiva que entonaba ese coraje juguetón de color rojo..Decidme amigos, que nos queda en este grandioso estar de paso si ya no nos acordamos de que era eso de jugar por jugar?

viernes, 6 de agosto de 2010

Fragmento de " Diario de Golondrina"

Un relato muy breve, de Amélie Nothomb, en el que un hombre sin un corazón por el que fluya la sangre de sentimiento, solamente  se satisface de los homicidios que comete. Entender la muerte desde otra perspectiva tiene un mérito: vivir la experiencia; por muy descabellada que parezca.
Así habla Urbano:

"El asesino va más allá que los demás: se arriesga a liquidar a aquel que acaba de conocer. Eso crea un vínculo.[...] Es cierto que eso no es suficiente, sobre todo en el caso del asesino a sueldo, que no tiene derecho a saber a quién liquida. Pero algo es algo. De hecho, la citada prohibición es una contradicción en los términos: cuando matas a alguien, lo conoces.
Es una forma de conocimiento bíblico: el que es asesinado se entrega. Uno descubre del otro esa absoluta intimidad: su muerte."


Y así empieza, con retazos de un discurso sobre la identidad y lo que su forma en la vida conlleva:


"Nos despertamos en medio de la oscuridad,
sin saber nada de lo que sabíamos. ¿Dónde estamos,
qué ocurre? Por un momento, no recordamos
nada. Ignoramos si somos niños o adultos,
hombres o mujeres, culpables o inocentes. ¿Estas
tinieblas son las de la noche o las de un calabozo?
Con más agudeza aún, ya que se trata del
único equipaje que tenemos, sabemos lo siguiente:
estamos vivos. Nunca lo estuvimos tanto: sólo
estamos vivos. ¿En qué consiste la vida en esta
fracción de segundo durante la cual tenemos el
raro privilegio de carecer de identidad?
En esto: tener miedo.
No obstante, no existe mayor libertad que
esta breve amnesia del despertar. Somos el bebé
que conoce el lenguaje. Con una palabra podemos
expresar este innombrable descubrimiento
del propio nacimiento: nos sentimos propulsados
hacia el terror de lo vivo.
Durante este lapso de pura angustia, ni siquiera
recordamos que al salir de un sueño pueden
producirse fenómenos semejantes. Nos levantamos,
buscamos la puerta, nos sentimos perdidos,
como en un hotel.
Luego, en un destello, los recuerdos se reintegran
al cuerpo y nos devuelven lo que nos hace las
veces de alma. Nos sentimos tranquilizados y decepcionados:
así que somos eso, sólo eso.
Enseguida se recupera la geografía de la propia
prisión. Mi cuarto da a un lavabo en el que
me empapo de agua helada. ¿Qué intentamos
limpiándonos el rostro con una energía y un frío
semejantes?
Luego el mecanismo se pone en marcha.
Cada uno tiene el suyo, café-cigarrillo, té-tostada
o perro-correa, regulamos nuestro propio recorrido
para experimentar el menor miedo posible.
En realidad, dedicamos todo nuestro tiempo
a luchar contra el terror de lo vivo. Inventamos
definiciones para huir de él: me llamo tal, tengo
un curro allí, mi trabajo consiste en hacer esto y
lo otro.
De un modo subyacente, la angustia prosigue
su labor de zapa. No podemos amordazar del todo
nuestro discurso. Creemos que nos llamamos Fulanito,
que nuestro trabajo consiste en hacer esto
y lo otro pero, al despertar, nada de eso existía.
Quizá sea porque no existe."

lunes, 26 de julio de 2010

Agárrame

Agárrame las manos
para que no se escape el agua
que ensombrece la profundidad del fuego corporal
de las entrañas, de la viva muerte.

Agárrame los besos
para que no me duela la saliva
envenenada del albergue que me escupe
fuera de ti, fuera del mundo.

Agárrame los brazos
para que no vuelen como un juicio
los abrazos que regalo
los abrazos que me doy cuando te abrazo.

Agárrame los ojos
como la canica de la infancia
que cayó mil veces en el hoyo
pero que quiere ser querida
entre el seno
de la sonrisa eterna
/del ayer mágico.

Agárrame los pies
como la barca que nos guía
hacia el nunca del mañana
hacia el siempre del presente

agárrame
agárrame haciendo de mi cuerpo sangre
haciendo de mis almas vida
haciendo fuego de mi agua
haciendo
de los hoyos, vuelos
de los ojos, risa
de la barca hacia la muerte, sueño
del veneno, elixir amante...

agárrame
para pender del cielo
sin depender de la caída.

Agárrame
haciendo
de la compañía, libertad.

Agárrame
haciendo
de la soledad, sonrisa.

domingo, 18 de julio de 2010

Un verano impetuoso

Decían que Van Gogh se trasladaba con todo su aparejo de instrumentos para pintar a la playa cuando arreciaba el océano y el cielo; en esa tempestad plasmaba con colores los cuadros más bonitos. Dicen que sus obras vienen con regalos del mundo como la arena que había sido arrastrada por el viento, la corrosión del agua de la lluvia que desdibujaba los perfectos lienzos, haciéndolos más perfectos, y estoy seguro, que también se ayudó de algún certero rayo roto en chispas en su alrededor, cuadro o cabeza.
No creo haber seguido con total fidelidad su ejemplo, aquí estoy todavía buscando nuevos horizontes, pero traté de representar la sensación que pudo tener él en medio de ese gran estallido de silencio que sucede después de cada trueno...
( Trabajando de socorrista, una tarde estival, os prometo, presencié la mano que mece el mundo a su suerte desde mi silla, imperiosa, torpe a voluntad, inmensa y preciosa y terrorífica, ella y su nube negra que la sigue como a una locomotora de carbón mostrando su seno que empapa la extensión de la Tierra; y me puse a escribir este mísero fragmento del diablo, a través de él, pero con la comparación de verse representado la fuerza del movimiento en lo micro y en lo macroscópico. O por lo menos, eso he intentado):



La correcta eleccion


Corriendo bajo el diluvio, sentí como el cielo se me caía encima. Sucesivos látigos eléctricos contactaban con una tierra llorada y húmeda, y como la dinamita, agujereaban la superficie de los campos de trigo, valientes palos caídos. Ya no eran gotas lo que descendía de las nubes con furia, ya no eran ruidosos truenos los que iluminaban el camino a expensas de un sosegado Sol de mañana, ya no eran vientos, desbocados vientos los que hacían bailar a los árboles del hormigueo, ya nada era nada, solo miedo.

Entre el centro de la Tierra y Dios me topaba, apretado, despavorido, casi sin aliento, mientras el lugar a mi alrededor, que estaba siendo devastado, resollaba conmigo.

Una cueva en las distancia se alejaba más y más, huyendo de mi presencia y, aún los rayos destruían y, aún mis gemidos no se oían, no se oían…Un profundo negro se escondía en la guarida, pero al llegar a la entrada de lo que podría haber sido mi rincón de seguridad durante este infierno, vi cómo el Diablo ya estaba dentro.

_

El ruido de la tormenta ensordece, ahora, mis oídos; con el tacto no siento más que agua; mi voz es mandada callar por cada trueno, y mis ojos, fuera ya de mi, observan inamovibles, acaso del temor y del desazón, el fijo cruce de una mirada limpia de esperanza, la mía, y una… llena de hambre.

_


Y mientras un harto eléctrico suscitó un estruendo, parecido al del vacío, la criatura saltó feroz e impulsiva. En el aire, me ha sonreído.


अमडोस हेर्मनोस मिओस, ओस क़ुइएरो मोस्त्रार मिस अदेंत्रोस सिं हेरिरोस, सिं दनिअरोस, सोलो त्रंतान्दो दे दरोस अमोर. 

Cuestión de humanidad

Cuestión de humanidad



"Aceptemos que estamos solos y, a partir de ahí, hagamos el descubrimiento de que estamos acompañados – unos por los otros. Cuando pongamos los ojos en el cielo estrellado, con un furioso anhelo de llegar allí, aunque sea para encontrar lo que no es para nosotros, aunque tengamos que resignarnos a la humilde certeza de que, en muchos casos, una vida no bastará para hacer el viaje – cuando pongamos los ojos en el cielo, repito, no olvidemos que los pies se asientan en la tierra y que sobre esta tierra donde el destino del hombre (ese nudo misterioso que queremos desatar) tiene que cumplirse. Por una simple cuestión de humanidad."


José Saramago

De 'De este mundo y del otro', Alfaguara.

sábado, 17 de julio de 2010

Octavia

Si quereis creerme, bien. Ahora diré cómo es Octavia, ciudad telaraña. Hay un precipicio entre dos montañas abruptas ; la ciudad está en el vacío , atada a las dos crestas por cuerdas y cadenas y pasarelas. Uno camina por los travesaños de madera , cuidando de no poner el pie en los intervalos, o se aferra a las mallas de una red de cáñamo. Abajo no hay nada en cientos y cientos de metros ; pasa alguna nube, se entrevé más abajo el fondo del despeñadero.
Ésta es la base de la ciudad; una red que sirve para pasar y para sostener. Todo lo demás , en vez de alzarse encima, cuelga hacia abajo : escalas de cuerda, hamacas, casas en forma de bolsa, percheros, terrazas, cestos colgados de cordeles, montacargas, duchas, trapecios y anillas para juegos, teleféricos, lámparas de luces, tiestos con plantas de follaje colgante.
Suspendida en el abismo, la vida de los habitantes de Octavia es menos incierta que en otras ciudades. Sabe que la resistencia de la red tiene un límite.