Advertencia

Fuego. Explosión de fuego. Destrucción expresada en incendios. Términos de fuego interno. El cataclismo de la crematoria de cuerpos es fuego. La ciudad en llamas es fuego. La fogata extendida es fuego. El infierno está frío. Aquí está el fuego: Llamaradas de atención al cielo que se nubla; como indios con señales de humo; como dioses clamando más dioses.
Fuego. Nada más que fuego. Fuego externo: mírate dentro. Implosión de FUEGO.

sigues siendo imprescindible en las transformaciones que suceden en la galaxia entera.

Ardamos

sábado, 7 de agosto de 2010

Aprieta la cuerda...

El niño deja su condición de niño porque un día pierde la confianza, porque el mundo que él sueña y vive se derrumba y a la ilusión que poseía inicialmente a cada día se le queda más acorralada, estrangulada.. Yo sólo envidio aquella necesidad inocente (pero de acero) de creer y crear, de hacer y deshacer castillos sobre la arena aun sabiendo que llegará el momento en que el mar lo arrastre todo otra vez hacia el llano sedimento... Decidme amigos,en qué maldito rincón abandonamos a nuestro niño, en qué momento ahogamos nuestra voz primitiva que entonaba ese coraje juguetón de color rojo..Decidme amigos, que nos queda en este grandioso estar de paso si ya no nos acordamos de que era eso de jugar por jugar?

3 comentarios:

J.Gomis López dijo...

Ayayaaai...el niño, el niño; qué bueno es recordarlo y volver a sacarlo de uno mismo y qué incomprensión genera ese acto...Aún así, a seguir jugando.

Lamuen Zomelli dijo...

Lo más curioso, es que el niño nunca desaparece y somos nosotros mismos...
solo que el niño ya no se ve niño, si no que ve niños a los niños para sentirse con más poder y seguridad para hacer las inconsciencias que en realidad hace.

Vaya mierda...y vaya alegría
vaya alegría!

Diego dijo...

Muy bueno, quizá el niño casi se cae en un abismo, menos mal que apretó bien la cuerda a la roca en el acantilado y al final solo hace puenting ;)